¿Qué es la astenia primaveral?: Causas, síntomas y complementos 

El sentido original de la palabra astenia tiene su origen en el griego y significa: ausencia de fuerza o vigor. Identificar este problema es complejo, debido a que en cada persona se puede manifestar con diversos síntomas y en diferentes grados. Sin embargo, lo más destacable para definir que una persona presenta astenia primaveral es el tiempo que lleva sintiendo los síntomas de cansancio y debilidad que se asocian a dicho problema. 

Se debe dejar claro que la astenia no es ninguna enfermedad ni patología, sino síntomas de debilidad y cansancio que pueden aparecer por diferentes factores internos y externos. 

Causas de la astenia primaveral 

Los diversos factores ambientales propios de esta época, inducen en el organismo una serie de mecanismos que alteran la regulación de los ritmos circadianos. Esa alteración es debida a un cambio en la secreción de las hormonas que hacen referencia a las endorfinas, al cortisol, a la melatonina, etc. Esas alteraciones hormonales ocasionan un cambio de los ritmos biológicos, que en el proceso de adaptación a las nuevas condiciones ambientales, son más exigentes con el consumo diario de energía.

Los factores ambientales que afectan al organismo son:

  • El cambio de tiempo, con la subida de las temperaturas y de la presión atmosférica habiendo más horas de luz al día.

  • El cambio de horario. Cuando se adelanta el reloj una hora existe una modificación en la rutina diaria.

En cualquier caso, al ser un trastorno adaptativo, es común que desaparezca por sí sola en una o dos semanas dependiendo de la persona.

Debido a la amplia variedad de factores, las personas que acuden a las consultas en los centros de salud pueden representar un 30%1, siendo así una causa frecuente de atención médica. Por otro lado, la fatiga crónica representa hasta el 10% de estos casos, y el 0,2-0,7% de personas son diagnosticadas del síndrome de fatiga crónica. 

Por todo ello, es muy importante diferenciar la astenia de la debilidad, mareos o disnea, ya que la población puede confundirlos. El factor tiempo en la astenia es de gran utilidad para su caracterización, ya que se definió como la fatiga prolongada cuando dura más de un mes y crónica cuando la duración es mayor de 6 meses. 

Síntomas, ¿cómo sé que sufro de astenia? 

Cuando llega la primavera, más de la mitad de la población puede presentar problemas de adaptación que comúnmente se conoce como astenia primaveral. Algunas de estas señales son: 

  • Cansancio y somnolencia durante el día.
  • Falta de energía.
  • Alteraciones del sueño y dificultad para conciliar el sueño. 
  • Irritabilidad o ansiedad.
  • Cambios de humor y apatía. 
  • Disminución de la líbido

Si estos síntomas se mantienen en el tiempo, pueden conllevar problemas de salud como “anemia” y “depresión”.

Según estudios científicos, la depresión es la causa de fatiga más común y representa aproximadamente la mitad de los casos. la mejor fórmula para abordar la astenia es solucionar la causa subyacente, aunque hasta un 20% de los pacientes permanecen sin diagnóstico. 

Cómo combatir la astenia primaveral

Cuando se habla de posibles caminos para reducir la sensación de la astenia primaveral no se puede hablar de uno específico. Pero en cambio, sí que se puede hablar de la posibilidad de minimizar sus efectos ayudando al proceso de adaptación del organismo mediante una serie de medidas:

  • Anticiparse al cambio de hora. ¿Cómo? Adaptando gradualmente la rutina diaria a la nueva hora antes de que se produzca con especial importancia a los horarios de comida y sueño. Si llega tarde a este punto puede compensarlo con los siguientes.
  • Practicar ejercicio físico moderado para liberar estrés y que le ayude en la conciliación del sueño.
  • Llevar un especial cuidado con la alimentación. Llevando una dieta equilibrada que apueste por alimentos menos calóricos, con mayor presencia de frutas y verduras frescas.
  • A la par, llevar una correcta hidratación es muy importante.
  • La rutina del sueño es fundamental, puesto que la astenia primaveral afecta a la secreción de melatonina, haciendo que el sueño no sea del todo lo reparador que necesita el organismo para el día a día. Existe la sensación de no tener un descanso total.

Por eso, el organismo puede pedirle una ayuda externa como una suplementación que ante todo, le aconsejamos como una suplementación natural.

¿Qué tomar frente a la astenia? Complementos alimenticios de origen natural

No se puede hablar de un único suplemento ideal para esta época del año. Cada persona tiene unas necesidades distintas que pueden afectar de una manera u otra a su organismo estos meses. Sin embargo, sí que podemos nombrar unos cuantos suplementos nutricionales que pueden ayudar a que el proceso de adaptación sea más fácil o sencillamente mejor.


Entre ellos, se puede hablar:

  • La Melatonina es una hormona producida por la glándula pineal a partir de triptófano y contribuye a disminuir el tiempo necesario para conciliar el sueño (2). Es la que ajusta la fase de sueño y resincroniza el reloj biológico. Esta hormona posee diferentes funciones: interviene en la regulación del ritmo circadiano y en los procesos de sueño y despertar, actúa como neurotransmisor, tiene actividad antioxidante e inmunomoduladora. 
  • La Griffonia simplicifolia es una planta con unas semillas naturalmente ricas en L-5-HTP (hidroxitriptófano) que mejoran la actividad cerebral (3). El L-5-HTP actúa como precursor de la serotonina. La serotonina interviene en el sueño y en la gestión del estrés. Cuando se estimula su producción, se reducen los estados depresivos o de ansiedad y se vuelve a disfrutar de un sueño de calidad. Por ende, se convierte en una respuesta natural para ayudar a recuperar la calma, la serenidad y la calidad del sueño.
  • La Rhodiola rosea ayuda al organismo a adaptarse al estrés emocional y al esfuerzo físico (4) y tiene un efecto beneficioso en fatiga (4). Es una planta adaptógena (5), es decir, una sustancia natural compleja que permite al organismo adaptarse a las diferentes situaciones de estrés, sin importar sus causas. Al ser una planta adaptógena da una respuesta funcional y variable a cada persona, tendiendo a aumentar las capacidades homeostáticas del organismo.
  • El Ginseng es conocido como la planta de la energía y la vitalidad porque rellena la energía faltante y aporta una fuerza vital positiva (6). Sus compuestos activos, los ginsenósidos, actúan en el cuerpo de acuerdo a las necesidades: los ginsenósidos calmantes actúan en situaciones estresantes y, cuando se requiere un rendimiento superior, son los ginsenósidos estimulanes los que funcionan (7).
  • El Ginkgo Biloba: Sus compuestos activos son los glucósidos de flavonol y a las lactonas terpénicas que contienen sus hojas. El ginkgo ayuda a mantener el bienestar mental (8), por ejemplo, manteniendo el enfoque en la memoria de trabajo a corto plazo y durante los momentos de mayor estrés (8).
  • El Omega 3 es indispensable, en especial el EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA  (ácido docosahexaenoico). El DHA contribuye a mantener el funcionamiento normal del cerebro (3), el cual su masa está formada por un 60% de ácidos grasos, componentes indispensables de las membranas celulares cerebrales. Por ello, es importante un buen equilibrio entre ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y omega 6.
  • El Hipérico o hierba de San Juan (Hypericum perforatum L.) es una planta que se emplea desde hace miles de años, ayuda a favorecer la relajación y el bienestar general mental y físico (9), ya que ayuda a mantener un sueño sano y un humor positivo (9). Además, contribuye al equilibrio emocional y favorece la relajación óptima (9).
  • El zumo de Espino Amarillo (Hippophae rhamnoides L.) es una magnífica fuente de nutrientes gracias a su contenido en vitaminas (C, E, ácido fólico), flavonoides, carotenoides y ácidos orgánicos. Su alto contenido en vitaminas hace de las bayas de espino amarillo el ingrediente perfecto para preparar bebidas de alto valor nutricional.
  • El Té Verde Matcha apoya una buena función digestiva (10), es una fuente de antioxidantes que ayuda a reforzar las defensas naturales del cuerpo contra los efectos nocivos de los radicales libres (11) además de promover la concentración (12).
     

Bibliografía

  1. Young P, Finn BC, Bruetman J, Pellegrini D, Kremer A. Enfoque del síndrome de astenia crónica [The chronic asthenia syndrome: a clinical approach]. Medicina (B Aires). 2010;70(3):284-92. Spanish. PMID: 20529781.
  2. COMMISSION REGULATION (EU) No 432/2012 of 16 May 2012 establishing a list of permitted health claims made on foods, other than those referring to the reduction of disease risk and to children's development and health.
  3. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA evaluation (ID 2446)
  4. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA evaluation (ID 2659)
  5. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA evaluation (ID 2829)
  6. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA evaluation (ID 2673)
  7. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA evaluation (ID 2809)
  8. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA evaluation (ID 2261)
  9. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA evaluation (ID 4065).
  10. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA evaluation (ID 1116).
  11. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA evaluation (ID 1103).
  12. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA evaluation (ID 1222).
x

¿Quieres 5 para tu compra?