La Espirulina, el Superalimento que cumple sus promesas

La alimentación es uno de los temas principales de la sociedad. En efecto, algunos países sufren malnutrición mientras que otros presentan unas tasas de obesidad inquietantes. La investigación científica se ha interesado en el estudio de elementos naturales que puedan subsanar las carencias de una alimentación desequilibrada, en sus dos extremos.

Así ha nacido el término de “superalimento”, que se define como un producto de la Naturaleza que contiene en sí mismo un importante contenido nutricional. Esta categoría de alimento no ha hecho más que aumentar con el paso de los años. Cualquier alimento puede considerarse “súper”, ya que todos contribuyen al bienestar del organismo, lo que ha ocasionado confusiones en cuanto al empleo de esta noción.

Sin embargo, existen elementos vegetales que poseen una variedad excepcional de compuestos beneficiosos para el organismo. El más conocido se encuentra en un alga, la espirulina. ¡Y su fama está lejos de ser un simple fenómeno de marketing!

El oro azul, recomendado por la ONU y la NASA

La espirulina (Arthrospira platensis, antiguamente Spirulina platensis) es una cianobacteria con capacidad fotosintética que se desarrolla en aguas alcalinas (1).

Esta alga azul verde en forma de espiral crece de forma natural en los lagos de diferentes continentes: en América (lago mejicano Texcoco), en África (Chad, Nigeria y el Valle del Gran Rift) y en Asia (en las regiones tropicales y subtropicales) (2).

Los Aztecas ya la consumían, la llamaban techuitlatl, principalmente sus mensajeros, de la cual sacaban la energía para recorrer largas distancias (3). Se ha observado que los habitantes de la tribu africana Kanembu, grandes consumidores de la espirulina del lago Chad, no presentan ninguna carencia nutricional (3).

Su valor y propiedades son los motivos por los que se denomina “oro azul”. Después de recogerla, se seca y muele hasta conseguir un polvo verde muy fino.

Su consumo ha sido recomendado por la Agencia Espacial Europea y la NASA para cubrir las necesidades en nutrientes de los astronautas durante misiones de larga duración (2).   

La Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO) realiza regularmente campañas que promueven su producción y consumo. Su principal proveedor (50% de 5.000 toneladas mundiales), China, lo ha declarado alimento de interés nacional (4,5).

Un complemento nutricional completo

Del 55 al 70% del peso seco de la espirulina se compone de proteínas, lo que representa una fuente vegetal excepcional. Aunque muy poco calórica, contiene el 15-20% de hidratos de carbono, un 6-9% de materias grasas, así como de fibras, minerales (manganeso, zinc, magnesio, principalmente en hierro asimilable) y vitaminas (B, C, D, E) (3, 6, 7).

Es una de las raras especies que contienen ficocianina, el pigmento que le da ese color azulado, con propiedades antioxidantes, desintoxicantes (5) y antiinflamatorias (8). Su contenido en carotenoides y polisacáridos permite una acción hepatoprotectora e inmunoestimulante (9, 10). La espirulina ayuda a disminuir los niveles de glucosa y “colesterol malo” (LDL) en sangre y a aumentar el “buen colesterol” (HDL) (2, 11).

Un estudio ha demostrado que la toma diaria de 6 g de espirulina durante 4 semanas aumenta la oxidación de las grasas, la concentración en glutatión (molécula antioxidante) (12), así como la oxigenación de los músculos.

Es una aliada antiedad particularmente eficaz en caso de anemia y para el tratamiento del cáncer.

Ya que cubre una gran mayoría de las necesidades nutricionales diarias, es evidente que la espirulina no ha usurpado el nombre de “superalimento”.

Nuestra Espirulina, 100 % Natural y Ecológica

Complemento alimenticio ideal para prevenir y tratar diferentes carencias, nuestra espirulina nace de cultivos biológicos y reemplaza criterios microbiológicos establecidos por la Farmacopea Europea.

Anastore propone una espirulina de calidad excepcional bajo diferentes formas: 

  • ESPIRULINA ECOLÓGICA, en cápsulas que contienen polvo de alga para un consumo práctico ; Ver el producto
  • ESPIRULINA ECOLÓGICA Y CHLORELLA certificada NaturlandTM, dos algas para una sinergia desintoxicante ; Ver el producto
  • ESPIRULINA ECOLÓGICA EN POLVO, para mezclar con zumo o smoothies ;  Ver el producto
  • ISOTÓNICO ESPIRULINA, refresco isotónico con aroma de menta piperita, una bebida concebida especialmente para los deportistas. Ver el producto

Bibliografía

  1. https://www.topplant.fr/spiruline/
  2. Deng and Chow (2010) Hypolipidemic, antioxidant and antiinflammatory activities of microalgae Spirulina. Cardiovasc Ther 28(4): e33–e45.
  3. Habib et al. (2008) A review on culture, production and use of spirulina as food for humans and feeds for domestic animals and fish. FAO Fisheries and Aquaculture Circular. No. 1034. Rome, FAO.
  4. http://hgl.la/download/Resolucion%20Naciones%20Unidas%20-%20Spirulina.pdf
  5. http://www.liberation.fr/futurs/2014/09/14/microalgue-la-spirale-vertueuse_1100314
  6. El-Desoky et al. (2013) Improvement of mercuric chloride-induced testis injuries and sperm quality deteriorations by Spirulina platensis in rats. Plos One 8(3): e59177.
  7. Ramírez-Moreno and Olvera-Ramírez (2006) Uso tradicional y actual de Spirulina sp. (Arthrospira sp.). INCI 31 (9).
  8. Seo et al. (2013) Stable isolation of phycocyanin from Spirulina platensis associated with high-pressure extraction process. Int J Mol Sci 14: 1778-1787.
  9. Grzanna et al. (2006) Immolina, a high-molecular-weight polysaccharide fraction of Spirulina, enhances chemokine expression in human monocytic THP-1 cells. J Altern Complement Med 12(5):429-35.
  10. Madrigal-Santillán et al. (2014) Review of natural products with hepatoprotective effects. World J Gastroenterol 20(40): 14787-14804.
  11. Torres-Durán et al. (2012) Effect of Spirulina maxima on postprandial lipemia in young runners: a preliminary report. J Med Food 15 (8): 753–757.
  12. Kalafati et al. (2010) Ergogenic and antioxidant effects of spirulina supplementation in humans. Med Sci Sports Exerc 42(1): 142-51.