DOSSIER

Extractos estandarizados y clínicamente probados

  • Compartir

La garantía de tener principios activos biológicamente activos

La gran mayoría de los productos de Anastore.com están formulados a base de extractos concentrados de plantas, estandarizados en principios activos y extraídos de una parte específica de cada planta.

Las plantas de forma natural contienen principios activos, sustancias que poseen efectos beneficiosos para el ser humano. La cantidad de sustancia activa en una planta depende de la variedad botánica, de la parte de la planta utilizada - raíz, rizoma, hoja, flor, etc.-, de las condiciones climáticas y del sustrato donde se cultiva la planta.

Cuando se obtiene polvo de planta, éste polvo contiene una mayor o menor concentración de principios activos según el contenido natural de los activos de las plantas pulverizadas en ese lote. En cambio, los extractos de plantas están estandarizados para contener un porcentaje de principio activo determinado. Por ello en cada lote de extracto la relación de los kilogramos de plantas utilizadas para obtener los kilogramos de extracto seco de planta aumenta o disminuye o se mantiene constante para alcanzar siempre el mismo porcentaje de activos presentes en el extracto seco. Por este proceso se garantiza una calidad constante del producto final.

Ésta extracción de las plantas permite la separación de las sustancias biológicamente activas de las materias inertes, en dos componentes: la solución extraída en su solvente (que es el extracto) y el residuo. El extracto de planta estandarizado se puede obtener a través de diversos métodos: extracción mecánica, destilación o extracción con disolventes.

La extracción con disolventes consiste en poner la planta en contacto con un solvente capaz de solubilizar los principios activos. Los tres principales solventes utilizados en los extractos de Anastore.com son agua, alcohol y CO2, ya que han probado ser inocuos para la salud y poseen un impacto ambiental muy reducido.

Anastore.com además utiliza algunos extractos que han sido probados científicamente mediante estudios clínicos prospectivos – Estudio clínico aleatorio, de doble ciego, con placebo controlado – y con estudios clínicos de biodisponibilidad – Estudios mecanísticos in vitro – lo que corrobora la eficacia de la fitoterapia y de los extractos estandarizados naturales.