Cómo usar el Glucomanano de Konjac para bajar de peso

Adelgazar o perder peso, especialmente a expensas de masa grasa, no es una tarea fácil. El cambio de hábitos, principalmente alimentarios, es fundamental para conseguir el objetivo y evitar el efecto yo-yo o recuperación del peso.

La reducción de la ingesta calórica es una de las estrategias para estimular la movilización de los depósitos de lípidos y para bajar de peso. Sin embargo, muchas veces se hace difícil adherir a esta indicación. Es así que, es muy importante poder controlar el apetito y mantener niveles estables de glucosa e insulina en sangre para evitar picos de hambre.

El glucomanano de Konjac es una de las opciones disponibles para complementar un plan alimentario bajo en calorías. El glucomanano de konjac es una fibra vegetal proveniente de este tubérculo de origen asiático que tiene la capacidad de absorber agua y formar una malla en el tracto digestivo.

El glucomanano de konjac y sus beneficios para la salud

El glucomanano es una fibra natural que se extrae del konjac, (Amorphophallus konjac K. Koch), un tubérculo cultivado tradicionalmente en China y Japón cuya raíz es casi un 100% de fibra. Este componente alimenticio tiene la bondad de ayudar a reducir peso (1) debido precisamente a que cuando se ingiere mezclado con agua aumenta de volumen en el estómago, junto con otras propiedades:

  • Reduce el apetito

Gracias a su alta capacidad que tiene de absorber el agua o también llamadas propiedades hidrofílicas(2), el glucomanano se une a las partículas de agua formando un gel que enlentece la salida de los alimentos del estómago y favorece la sensación de saciedad, haciendo que sea más fácil seguir un plan con reducción de porciones y ayuda a evitar que comamos más de lo debido.

Además, el azúcar de los alimentos llegarán a la sangre más lentamente, evitando producir un pico y contribuyendo a mantener estables los niveles de insulina(2). Este efecto es muy importante para evitar antojos de alimentos azucarados y altamente procesados.

Claro, que el resto de nuestro menú debe ser el adecuado, si no, su acción positiva podría pasar desapercibida.

El efecto deseado de reducir peso se da cuando seguimos una dieta baja en calorías y la acompañamos con la ingesta de 3 g de este complemento alimenticio al día en tres dosis de 1 g, junto con uno o dos vasos de agua.

  • Reduce el colesterol en sangre

El glucomanano de konjac actúa a nivel intestinal absorbiendo partículas de colesterol (3) que ingerimos y logrando disminuir la absorción del mismo.

Según investigaciones científicas, está demostrado que el glucomanano también tiene aplicación como complemento de dietas cuyo objetivo sea reducir el exceso de lípidos en la sangre. La razón es que su ingesta interfiriera en el transporte de colesterol y ácidos biliares.

  • Facilita los problemas de estreñimiento

En los últimos años, el glucomanano de konjac (KGM), que está catalogado como complemento alimenticio según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, ha atraído más la atención debido a esta capacidad de ayudar en las dietas de pérdida de peso, pero también porque facilita el arrastre de los alimentos ingeridos, de tal forma que facilita el tránsito intestinal, como otras fibras hidrosolubles (4), es decir, funciona como laxante. Esta es la razón por la cual puede reducir el estreñimiento.

Cómo incorporar el glucomanano de konjac en la dieta

Gastronómicamente se puede decir que el glucomanano de konjac pasa desapercibido por falta de sabor y color si no fuera porque parece reclamar otros ingredientes más apetecibles. Corremos el riesgo de descuidarnos pensando que este complemento alimenticio compensará posibles excesos.

Por ello hay que ser prudente al mezclarlo con salsas, condimentos o alimentos altos en calorías y poco nutritivos. Podemos añadir el glucomanano en nuestro menú de diferentes formas:

Pasta de konjac

La pasta de Konjac es un alimento totalmente innovador. Creado especialmente para generar saciedad con un aporte calórico muy bajo. Es ideal para quienes tienen dificultades de reducir el consumo de pastas. Esta pasta llamada shirataki, está hecha a base de la fibra del glucomanano de konjac hidratada.

Shirataki

Esta pasta se utiliza como el resto de las pastas envasadas, con la diferencia que debe agregarse una salsa o porción de carne o vegetales para intensificar el sabor, ya que no tiene sabor. Una porción de 100 gr de producto preparado nos proporciona 12 gr de fibra.

Arroz de konjac

El arroz de konjac se fabrica a partir del tubérculo de konjac pulverizado e hidratado. Su preparación es muy sencilla y se puede combinar con otros alimentos indicados en dietas bajas en calorías como pechuga de pollo, pescado a la plancha y verduras. Aporta solo 39 calorías cada 100 gramos y 18% de fibra. Una porción de 25 gr de arroz de konjac nos proporciona 9 gr de fibra.

Glucomanano en cápsulas

Glucomano de KonjacEl glucomanano de Konjac se presenta en frascos de 63 cápsulas de 371 mg cada una. Nuestro extracto de konjac está titulado al 90% en glucomanano, lo que garantiza una máxima efectividad. Se recomienda consumir 3 cápsulas antes de las comidas para alcanzar un total de 9 por día. Para aprovechar mejor el efecto saciante, se deben tomar con un vaso de agua o una taza de caldo de verduras.

El glucomanano de konjac puede ser una ayuda especial para quienes necesiten bajar de peso, reduciendo el consumo calórico sin renunciar al consumo de alimentos sabrosos.

Bibliografía

  1. Kaats GR, Bagchi D, Preuss HG. Konjac Glucomannan Dietary Supplementation Causes Significant Fat Loss in Compliant Overweight Adults [published online ahead of print, 2015 Oct 22]. J Am Coll Nutr. 2015;1‐7. doi:10.1080/07315724.2015.1009194
  2. Cui Zhang, Ji-da Chen 2 Feng-Qing Yang. Konjac Glucomannan, a Promising Polysaccharide for OCDDS
  3. Ramya Devi Devaraj, Chagam Koteswara Reddy, Baojun Xu. Health-promoting. Effects of Konjac Glucomannan and Its Practical Applications: A Critical Review
  4. Chua M, Baldwin TC, Hocking TJ, Chan K. Traditional uses and potential health benefits of Amorphophallus konjac K. Koch ex N.E.Br. J Ethnopharmacol. 2010;128(2):268‐278. doi:10.1016/j.jep.2010.01.021