Cómo y cuándo tomar vitamina D3

La vitamina D es más que una vitamina. Se trata de una hormona que cumple diferentes funciones en nuestro organismo y es fundamental para la salud de nuestro sistema inmune y musculoesquelético. 

La vitamina D se forma a partir del colesterol cuando nos exponemos al sol. Sin embargo, gran parte de la población no logra mantener niveles adecuados de vitamina D en su organismo. (1) Por ello, debemos incorporarla a la dieta como un suplemento y a través de diferentes alimentos.

Alimentos que contienen vitamina D3

Las fuentes dietarias más comunes de vitamina D son pescados grasos (provenientes del phytoplancton) y yemas de huevo. Estos alimentos contienen un tipo de vitamina D llamada colecalciferol o vitamina D3.

La vitamina D2 o ergocalciferol se encuentra en alimentos de origen vegetal como plantas, hongos y levaduras, los cuales también son formados a partir de un compuesto precursor (provitamina D2) y la exposición solar. Sin embargo, según un estudio llevado a cabo en 2001, existe una especie de liquen (Cladina Spp), que contiene también vitamina D3 en mayor o menor concentración de acuerdo a la exposición al sol. Esto indicaría que la vitamina D3 también se encontraría en el reino vegetal (2). Los productos fortificados como los lácteos y cereales son otra fuente de vitamina D (3).

Tanto el ergocalciferol (vitamina D2) como el colecalciferol (Vitamina D3) necesitan activarse para poder ejercer sus funciones orgánicas. En primer lugar, en el hígado ocurre la conversión al compuesto llamado calcidiol o 25(OH) D. Luego, en el riñón este compuesto se transforma en 1,25 (OH) 2D. Este último es la vitamina D propiamente dicha que ejerce su acción hormonal en nuestro cuerpo llamado calcitriol.

En la mayoría de los casos no es posible alcanzar la recomendación para la población general a través del consumo de alimentos fortificados, por lo que se indica un suplemento.

Beneficios de la vitamina D3

Entre las principales propiedades de la vitamina D3 podemos citar tres de suma importancia:

  • Contribuye a la salud ósea

 Una de las funciones más conocidas de la vitamina D es su capacidad para interceder en la absorción del calcio a nivel intestinal. En este sentido, es una vitamina esencial para el mantenimiento de la salud ósea. Incluso interviene en el mantenimiento de los niveles de calcio y fósforo en sangre junto con la acción de las hormonas parathormona y calcitonina.

  • Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario

En la superficie de los glóbulos blancos se encuentran receptores de vitamina D y enzimas activadoras. El rol de la vitamina D en la regulación del sistema inmunológico es complejo y es vital para que la inmunidad esté en equilibrio. Tanto la sobreestimulación como la inmunodepresión del sistema inmune pueden estar relacionados con los niveles de vitamina D.

En un estudio realizado en niños y adolescentes canadienses se demostró que los niveles bajos de vitamina D en sangre estaban asociados a infecciones frecuentes de las vías respiratorias superiores. (4) En otro estudio se demostró la función protectora de la vitamina D contra la influencia al asociarse de forma lineal con una menor tasa de infecciones respiratorias estacionales junto con una mejor función pulmonar. (5)

  •  Contribuye al funcionamiento normal de los músculos

La vitamina D regula el funcionamiento neuromuscular (relacionado con los sistemas nervioso y muscular) e impacta la síntesis de proteínas. Los estudios sugieren que las personas con niveles séricos de vitamina D por debajo de 30 nmol / l han disminuido la fuerza, la debilidad y el desgaste muscular. Y aquellos con polimorfismos del receptor de vitamina D (una variación genética) tienen alteraciones en el funcionamiento muscular. (6)

Cuándo tomar vitamina D3

Debido a nuestro estilo de vida es muy común poseer un déficit de esta vitamina. El más común es la exposición insuficiente al sol. Los síntomas del déficit de vitamina D no siempre son evidentes y muchas personas llevan años sin un adecuado diagnóstico y tratamiento.

Los síntomas más comunes de la falta de vitamina D son:

  • Cansancio
  • Fatiga
  • Dolor muscular
  • Infecciones respiratorias frecuentes
  • Dolor en los huesos y hasta fracturas
  • Cicatrización inadecuada de heridas
  • Pérdida de cabello

Los requerimientos actuales de vitamina D son (7):

  • niños y adolescentes: 600 UI
  • adultos hasta 70 años: 600 UI
  • adultos mayores de 70 años: 800 UI
  • mujeres embarazadas o lactantes: 600 UI

Para una mejor absorción de vitamina D, se recomienda tomar el suplemento de vitamina D junto con la comida. Los alimentos ricos en grasas, como los aguacates, las nueces y las semillas, son particularmente útiles para aumentar la absorción de vitamina D en el torrente sanguíneo. De la misma manera, los alimentos ricos en calcio y proteínas, también son una buena forma de mejorar la biodisponibilidad de la vitamina D.

Según un estudio, las personas que tomaron suplementos de vitamina D junto con una comida rica en grasas tenían niveles sanguíneos de vitamina D un 32 por ciento más altos después de 12 horas en comparación con las personas que consumieron una comida sin grasa. Esto se debe a que la vitamina D es una vitamina liposoluble. (8)

La vitamina D3 como suplemento

Los suplementos de Vitamina D son una indicación común en personas con poca exposición solar, que viven en países con temporadas largas de invierno o que trabajan en lugares cerrados gran parte de su día.

La Vitamina D3 de Anastore cuenta con varias ventajas en relación a otros similares:

  • Es un suplemento aprobado por la Vegan Society y la Vegetarian Society, totalmente vegano, cuya fuente principal de vitamina D3 es el liquen Cladina Spp. Este liquen es una simbiosis entre un alga y un hongo y tiene una alta biodisponibilidad, especialmente cuando se ingiere con una fuente dietaria de grasa asociada.
  • No tiene olor ni sabor, como suele suceder con otros a base de aceite hígado de bacalao o de otros pescados grasos.
  •  No contiene aditivos artificiales ni colorantes.
  • Está aprobado por las entidades regulatorias.
  • Es apta para veganos ya que no es de origen animal. Procede de un liquen, un organismo originado por la simbiosis entre un alga y un hongo.

La adición de un suplemento de Vitamina D3 vegano puede ayudarle a evitar muchos problemas que comúnmente son mal diagnosticados como la fatiga crónica, el dolor muscular y las infecciones recurrentes.