Ginkgo, el árbol fósil para la memoria

El 6 de agosto de 1945, por primera vez, se utilizó una bomba atómica como arma que explotó sobre Hiroshima. La ciudad japonesa sufrió una temperatura equivalente a 40 veces la del Sol y perdieron la vida 140.000 personas.

Sin embargo, aproximadamente un año después, brotó un Ginkgo biloba L. de manera natural, en las ruinas de un antiguo templo budista, muy cerca del punto del impacto (1).

Último ejemplar de su familia Ginkgoaceae, ya presente en el registro fósil del Jurásico (2), el Ginkgo puede vivir hasta 1.500 años (1). Tiene un ADN 3,5 veces más largo que el del hombre, con más de 40.000 genes, una verdadera armadura adquirida a lo largo de los siglos (3).

La tradición asiática lo utilizó durante siglos, ya que el ginkgo ayuda a mantener las buenas funciones cognitivas, que contribuye además a la circulación sanguínea normal, que está relacionado con el rendimiento cerebral y la reactividad (4).

Ginkgo, el árbol sagrado 

Llamado el «árbol de los 40 escudos» debido a la cantidad que tuvo que pagar un francés para conseguir cinco ejemplares (5), el Ginkgo se ha plantado durante siglos en los jardines de las pagodas en China y Japón (6). No se introdujo en Europa hasta el siglo XVII, gracias al botánico alemán Engelbert Kaempfer, que viajaba con la compañía holandesa East Indian Company (6).

Todas las principales capitales del mundo poseen ya un ejemplar de este árbol, que puede alcanzar los 40 metros de altura. Sus hojas caducas son únicas; contienen dos lóbulos en forma de palma (2), cuyo color amarillo otoñal inspiró al famoso poeta alemán Goethe (6).

Mas allá de su estética, las hojas del Ginkgo son las que más benefecios excepcionales poseen debido a su contenido en lactonas terpénicas (ginkgólidos y bilobalida) así como en polifenoles antioxidantes (glicósidos de flavonol). El ginkgo ayuda a mantener la memoria y conservar la función cognitiva ante el empeoramiento ocasionado por la edad (7).

Se han realizado numerosos estudios sobre los extractos de las hojas del Ginkgo Biloba y los de más calidad son las que contienen un 24% de glucósidos de flavonol y un 6% de lactonas terpénicas.

Nuestro extracto Ginkgo de calidad y 100% origen natural.

Elaboramos un extracto titulado de hojas de Ginkgo biloba siguiendo las normas recomendadas por las principales instituciones de salud, es decir un 24% de glucósidos de flavonol y 6% en lactonas terpénicas.

De hecho, con sólo respetar estos datos se garantiza la calidad del producto. El mercado ofrece a menudo copias aproximadas, sin titulación en lactonas terpénicas, o cápsulas que solo contienen polvo de hojas con una presencia aleatoria de principios activos.

En su afán de transparencia, Anastore ofrece consultar en línea certificados de análisis de cada uno de sus complementos alimenticios, incluido el de nuestro extracto de Ginkgo biloba.

Descubrir nuestro producto titulado al 24% min. de glucósidos de flavonol y al 6% min. de lactonas terpénicas 

Bibliografía

  1. https://elpais.com/elpais/2017/05/22/ciencia/1495444150_344452.html

  2. Berdonces (2007) Gran enciclopedia de plantas medicinales. Susaeta.

  3. http://www.bbc.com/news/science-environment-38057741

  4. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA validation (ID2261).

  5. www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/ginkgo-biloba

  6. www.ginkgomuseum.de/content/ginkgo-english/goetheandginkgo.html

  7. Extracted from the European Commission compilation list, under EFSA validation (ID3768).