>

Rhodiola, una planta de “defensa secreta”

Rhodiola, una planta de “defensa secreta” contra la depresión

Si bien la depresión se ha convertido en el flagelo de las últimas décadas (incluso se la llama “el mal del siglo”), la medicina convencional ofrece cada vez más tratamientos para contrarrestar sus síntomas. Desafortunadamente, los antidepresivos suelen tener efectos secundarios desagradables.

Sin embargo, la naturaleza es la fuente principal de medicinas, y ciertas plantas no sólo tienen propiedades comprobadas, sino también historias sorprendentes. Como la rhodiola, un remedio eficaz contra la depresión que durante décadas se consideró un secreto de estado soviético.

Rhodiola, legendaria “raíz de oro”

El género Rhodiola, que pertenece a la familia Crassulaceae, incluye 96 especies de plantas perennes, caracterizadas por sus hojas o tallos suculentos1. Rhodiola rosea crece principalmente en regiones frías del mundo, como el Ártico, las montañas de Asia Central (principalmente Siberia) y las grandes altitudes de América del Norte2.

Planta de 5-75 cm con flores amarillas, la rhodiola ha interesado principalmente a diferentes civilizaciones por su rizoma, un tallo subterráneo con aroma a rosa, que produce brotes y raíces herbáceas2. Parece que los vikingos ya consumían este rizoma, como un regalo divino que les otorgaba vitalidad y coraje3. Los primeros emperadores de China enviaron expediciones a Siberia para recuperar la preciosa planta, necesaria para la preparación de una bebida energética4.

Utilizada tradicionalmente en Francia, Alemania e Islandia, la raíz de rodiola adquirió su nobleza al aparecer en la obra Materia Medica, entre las plantas descritas por Carl von Linné, célebre naturalista sueco del siglo XVIII3.

Un proyecto secreto: la planta adaptógena

La historia del uso de la rhodiola dio un giro increíble en el siglo XX.

En 1947 comenzó la Guerra Fría, un conflicto ideológico y político entre el bloque occidental representado por Estados Unidos y el bloque oriental liderado por la URSS. El clima de rivalidad política se extendió a todos los ámbitos, incluida la carrera armamentista, la conquista del espacio, así como el deporte, la industria y la ciencia.

Así, el gobierno soviético pidió a un toxicólogo ruso, el Dr. Nikolai Lazarev, que centrara sus investigaciones botánicas en la mejora del rendimiento de sus soldados. Con su alumno, el Dr. Israel Brekhman, descubrieron propiedades específicas de ciertas plantas, a las que llamaron “adaptógenos”5. Actúan sobre el organismo, sin provocar efectos secundarios, antes, durante y después de un período de estrés físico o psicológico. Así, ayudan a prevenir, superar y tratar las consecuencias nocivas del estrés intenso, prolongado o incluso antiguo6.

Distinguimos las plantas adaptógenas que actúan sobre el metabolismo de la hormona del estrés, el cortisol (como el ginseng y la ashwagandha), de aquellas que tienen actividad sobre el metabolismo de las catecolaminas con funciones neurotransmisoras (como el eleutero y la rhodiola)6.

Los estudios de Lazarev y Brekhman fueron particularmente concluyentes para la Rhodiola rosea. Su eficacia era celosamente guardada por el gobierno soviético: sólo sus deportistas, cosmonautas y soldados podían consumirlo. Sólo después de la caída del régimen comunista en 1991 la comunidad científica occidental pudo acceder a esta planta de “defensa secreta”5.

Rhodiola para tratar la depresión

¿Por qué esta planta es tan efectiva? Sus propiedades adaptógenas ayudan a regular el estrés, principal causa de ansiedad.

La rhodiola contiene compuestos activos, rosavinas (rosavina, rosarina y colofonia), que actúan en sinergia con la salidrosida (o rodiolosida), para lograr poderosos efectos antioxidantes. Diferentes estudios han demostrado que el extracto de rhodiola regula diferentes parámetros reduciendo las consecuencias del estrés, como la fatiga mental y física7-10. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) también ha aprobado este uso medicinal11.

El efecto antidepresivo de la rhodiola es posible gracias a la inhibición de dos enzimas que degradan determinados neurotransmisores. De hecho, mejora la disponibilidad de serotonina, que regula el apetito y la libido, y de adrenalina, que responde a una necesidad repentina de energía12.

Un estudio realizado en 128 adultos que padecían depresión y neurastenia demostró una clara mejoría en el estado general del 64% de los participantes5. Otros ensayos clínicos han demostrado su acción positiva sobre el sueño, las funciones psicomotoras y cognitivas, sin que los pacientes experimenten los efectos secundarios específicos de los antidepresivos convencionales5.

Nuestra Rhodiola, un extracto titulado en rosavinas

Los polvos de raíz que se ofrecen en el mercado de complementos alimenticios no garantizan su contenido en principios activos. Por eso, para una acción óptima, se recomienda consumir extractos estandarizados de Rhodiola rosea que contengan al menos un 3% de rosavina6.

Anastore ofrece una titulación superior al 5% de rosavinas, garantizando su eficacia.

Rhodiola Ecológica

400 mg / 60 cápsulas

23,50 €

Añadir a la cesta

Bibliografía

  1. https://www.topplant.fr/rhodiola-plante/

  2. Rohloff J (2002) Volatiles from rhizomes of Rhodiola rosea L. Phytochemistry 59: 655-661.

  3. Shikov et al. (2014) Medicinal plants of the Russian Pharmacopoeia; their history and applications. J Ethnopharmacol 154: 481–536.

  4. Consulta, L., & Festival, C. C. La rhodiola, el adaptógeno natural antiestrés.

  5. Brown, R. P., & Gerbarg, P. L. (2005). The rhodiola revolution: Transform your health with the herbal breakthrough of the 21st Century. Rodale.

  6. Chemouny, B. (2012). Soigner le stress par l’homéopathie et la phytothérapie. Odile Jacob.

  7. Hung et al. (2011) The effectiveness and efficacy of Rhodiola rosea L.: A systematic review of randomized clinical trials. Phytomedicine 18: 235-244.

  8. Spasov et al. (2000) A double-blind, placebo-controlled pilot study of the stimulating and adaptogenic effect of Rhodiola rosea SHR-5 extract on the fatigue of students caused by stress during an examination period with a repeated low-dose regimen. Phytomedicine 7 (2): 85-89.

  9. Shevtsov et al. (2003) A randomized trial of two different doses of a SHR-5 Rhodiola rosea extract versus placebo and control of capacity for mental work. Phytomedicine 10: 95-105.

  10. Olsson et al. (2009) A randomised, double-blind, placebo-controlled, parallel-group study of the standardized extract SHR-5 of the roots of Rhodiola rosea in the treatment of subjects with stress-related fatigue. Planta Medica 75: 105-112.

  11. Committee on Herbal Medicinal Products (HMPC) Community herbal monograph on Rhodiola rosea L., rhizoma et radix. EMA/HMPC/232091/2011.

  12. Van Diermen et al. (2009) Monoamine oxidase inhibition by Rhodiola rosea L. roots. J Ethnopharmacol 122(2): 397–401.

 

x

¿Quieres 5 para tu compra?