Las 6 reglas de oro para envejecer bien

¡Ay! ¡La fuente de la juventud... es probablemente solo un mito! El envejecimiento es inevitable, pero en ello cada uno de nosotros puede ser un buen o mal actor. En pocas palabras, envejecer no es una enfermedad, sino ante todo ¡un arte de saber vivir!
Desde hace tiempo sabemos que nuestras costumbres y estilo de vida, principalmente la alimentación y el ejercicio físico, preparan en parte el terreno hacia la vejez. Efectivamente, hay ciertos factores que se nos escaparán siempre, ya que normalmente no tenemos la posibilidad de controlar todos los parámetros del entorno en el que vivimos, ni la de frenar todas las enfermedades.
Desde hace unos años, los esfuerzos personales pueden verse acompañados y apoyados por los progresos científicos del Antienvejecimiento. Basado en los conocimientos más recientes de la fisiología del cuerpo humano, el Antienvejecimiento es una disciplina cuya finalidad es el tratamiento sobre los mecanismos celulares implicados en el fenómeno del envejecimiento.
Pues hemos de recordar que el envejecimiento no es una enfermedad, sino un proceso fisiológico que actúa en todas las células del organismo. Nuestras células se renuevan adecuadamente cada vez menos, los programas genéticos que contienen están limitados en el tiempo, lo que genera trastornos en los órganos que los constituyen. A este fenómeno se une la acción del oxigeno, que como su nombre indica, es oxidante y va a generar a nivel celular, la emisión de radicales libres destructores. La piel se arruga, la visión disminuye, así como el oído, se pierde masa muscular, huesos porosos y las capacidades intelectuales se reducen.
El Antienvejecimiento, apoyándose en estos conocimientos científicos a nivel celular, ha desarrollado protocolos de tratamiento muy específicos. De hecho, para todo buen científico, el Antienvejecimiento no puede prometer milagros y su eficacia no sabría sustituir el correcto respeto de las reglas mínimas de higiene.

Índice

Buena alimentación

Ya situaba Hipócrates la alimentación como la principal medicina en su célebre frase "que tu alimento sea tu medicamento".
Las investigaciones más recientes no dejan de confirmar que todas las vitaminas así como numerosas sustancias que contienen los alimentos, tienen efectos de antienvejecimiento.
La suplementación se impone como una clara evidencia junto a los avatares de la vida moderna (vida en la ciudad, una sobrealimentación, fast-foods): la mala calidad de nuestra alimentación nos expone a desequilibrios, incluso a carencias.

Coenzima Q10 Selenio y Vitamina C
Nutrimento adaptado para la protección del sistema cardio vascular, la coenzima Q10 también refuerza el sistema inmunitario en su conjunto. De la misma forma es una partícula indispensable para el buen funcionamiento de las células de la piel, ya que ayuda a eliminar los radicales libres. El selenio es un oligoelemento indispensable en el cuerpo humano, es el principal antioxidante en la lucha contra los radicales libres, así como la vitamina C con la que actúa de una forma sinérgica.
Jalea Real Vitamina E
La jalea real, es rica en vitaminas (sobretodo B) y ácidos aminados, dirigida a personas con síntomas de cansancio y estrés para mejorar su vitalidad. La Vitamina E actúa particularmente en las membranas que rodean nuestras células bloqueando la propagación de reacciones en cadena causadas por los radicales libres que las destruyen habitualmente.

índice

Escuchar los consejos de nuestros antepasados

Existen plantas que son conocidas desde hace miles de años en las tradiciones de la medicina china, ayurvédicas o amazónicas, para prevenir el envejecimiento y los procesos degenerativos. Su eficacia ha sido confirmada por estudios médicos que han permitido evaluar sus principios activos. Las técnicas farmacéuticas más modernas permiten hoy día disponer de extractos normalizados de los principios activos que estas contienen.

Biocurcumax® Ginseng
Componente existente en el curry indio, la cúrcuma (cúrcuma longa) es una especia con una gran reputación gracias a sus cualidades anti-oxidantes. Varios estudios demuestran que la cúrcuma que contiene, protege especialmente a las células cerebrales de la degeneración. Misteriosa "raíz tónica" conocida en el lejano Oriente desde hace más de 5000 años, la raíz de ginseng esta considerada como un remedio universal, una "panacea", de ahí el nombre de "panax". Sus utilidades son numerosas y afectan a todas las funciones del organismo que supuestamente disminuyen con la edad. De la misma forma es también un famoso afrodisíaco.
Ginko Biloba Té verde
Descubierto tras miles de años, el gingko biloba está recomendado para mejorar las funciones cognitivas tras pasar la barrera de los 50 años. Su eficacia se debe a su contenido en flavones glucósidos y lactones terpenos. El té verde juega un papel importante en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, y especialmente en la ateroesclerosis: los flavonoides que contiene limitan en efecto, el riesgo de trombosis, reducen el colesterol malo (negativo) en beneficio del bueno y contribuyen a disminuir la presión arterial.

índice

Tomar hormonas, si es necesario

Con la edad, la producción de ciertas hormonas esenciales para la memoria y para las funciones intelectuales así como la libido, van disminuyendo. De ahí la solución lógica para contrarrestar los efectos del envejecimiento: ¡Tomar un suplemento hormonal! Testosterona, prégnelonona, DHEA, melatonina son una de las tantas hormonas o precursores de hormonas que pueden contribuir a mejorar la vitalidad de cada uno.

Androtiv Gel Mélatonina
La testosterona actúa de forma significativa sobre la libido, reduce la sensación de fatiga y limita los cambios de humor. Aumenta la masa muscular y la densidad ósea previniendo de esta forma el debilitamiento del músculo cardíaco. Producida de forma constante, nocturna, de una noche a otra, la melatonina actúa sobre los radicales libres. Es particularmente útil para prevenir la degeneración de las neuronas en el cerebro.
DHEA Pregnelonona
La DHEA es la hormona más importante del cuerpo humano, indispensable en la vida. Mejora la memoria y tiene un efecto positivo sobre el bienestar y el humor. La disminución de la DHEA esta relacionada con un gran número de enfermedades crónicas. La pregnelonona mejora la concentración, estimula la reflexión, la mente y la memoria claro. Todo ello actuando favorablemente sobre los estados de estrés y de depresión.

índice

Cuidarse uno mismo

Envejecer bien, es ante todo, un arte de vivir. Cuidar tu apariencia física no es frívolo, sino algo esencial para mantenerse en forma. Las cremas o aceites de masaje pueden ayudar a "sentirse bien en su propia piel", como ¡una segunda juventud!

Crema anti-arrugas natural
El ácido hyalurónico forma una capa que fija las células córneas de la epidermis y retiene el agua, como consecuencia genera así un efecto alisador, suaviza y ¡reduce las arrugas!

índice

Hacer ejercicio físico

Los beneficios del ejercicio físico están más que demostrados. Realizar ejercicio físico de 5 a 6 horas a la semana retrasa la aparición de ateroesclerosis, lucha contra la sarcopenia (pérdida de masa muscular) y mejora la biodisponibilidad de las hormonas. Para conseguir todo esto no es necesario apuntarse a un gimnasio. Caminar en lugar de coger el coche para desplazarse, subir las escaleras en lugar de utilizar el ascensor o las escaleras mecánicas... ¡son actividades físicas igualmente respetables!

índice

Estimular tu intelecto

Como nuestros músculos, el cerebro necesita estar entrenado y estimulado para conservar sus capacidades el mayor tiempo posible. Cada uno debe establecer su propio programa de entrenamiento cerebral basándose en "el cambio las costumbres". Según vuestras inspiraciones, este programa puede añadir actividades como juegos 3D, leer, aprender a tocar un instrumento musical, hacer cálculo mental, bajar el volumen de la televisión para ejercer el oído, leer un texto al contrario...; según dé vuestra imaginación.

índice