Cordyceps, hongo adaptógeno para aumentar la energía física y deportiva

Utilizado en Asia desde hace siglos, el Cordyceps sinensis es un hongo de extraordinarias propiedades adaptógenas, capaz de aportar energía y vitalidad para hacer frente a situaciones de estrés físico y mental.

En el Tibet, China y otros países asiáticos, las setas son apreciadas desde la antigüedad  por sus propiedades nutritivas y medicinales. Gracias a su compleja y completa composición nutricional y bioquímica (aportan vitaminas, minerales, aminoácidos, polisacáridos, esteroles, nucleótidos…), los hongos medicinales destacan por su acción vigorizante, inmunomoduladora, antiinflamatoria, antitumoral, hepatoprotectora y como reguladores naturales de los niveles de colesterol, glucosa o tensión arterial (1) (2).

 Una historia aterradora y sorprendente

Entre ellos destaca la curiosa historia y ciclo biológico del Cordyceps sinensis, hongo endémico de la meseta tibetana, lleno de simbología y considerado una auténtica panacea por las múltiples propiedades nutricionales y terapéuticas que se le atribuyen (3).

La manera en la que crece y se desarrolla el hongo Cordyceps (Ophiocordyceps sinensis o Cordyceps sinensis) parece sacado de una novela de terror. Este parásito no se conforma con vivir a costa de otra especie, animal o vegetal, como hacen otros parásitos naturales, sin causar apenas daño al hospedador, sino que destruye al desafortunado anfitrión y hace que éste, durante su agonía y desorientación, busque las mejores condiciones para su propio crecimiento. Sus víctimas preferidas son larvas de mariposa, de la especie Hepiaideae (4).

El Cordyceps se reproduce por esporas que llegan hasta la piel de sus víctimas. Estas esporas penetran en el cuerpo de la larva de mariposa, y la colonizan hasta llegar a la cabeza, lugar donde comenzará su crecimiento y desarrollo. Una vez completado el ciclo de crecimiento, explosionará para volver a diseminar sus esporas y buscar nuevas víctimas donde desarrollarse. Una auténtica historia “para quitar el sueño” teniendo en cuenta que el hongo germina en un huésped vivo, mata y momifica la larva y luego crece a partir de la cabeza de la víctima (5).

 Desde la estepa tibetana hasta occidente

La tradición en el uso de esta especie fúngica se remonta a la antigüedad y se ha encontrado alusión a sus propiedades en la medicina china y la medicina tradicional tibetana. Conocido como “viagra tibetana”, su descubrimiento inicial corresponde a la observación de pastores locales que veían como su ganado al consumir Cordyceps mejoraban su vitalidad y capacidad reproductiva. A raíz de estas conclusiones se comenzó con la recolección del hongo y secado al sol como procesamiento primario para ser consumido por las gentes locales convencidos de que aumentaba su energía y su potencia y deseo sexual (6)

La ciencia actual ha encontrado numerosos componentes bioactivos responsables de sus múltiples propiedades, hoy en día avaladas por los estudios clínicos y no solo por su uso tradicional, lo que ha llevado a occidente al interés y consumo de productos elaborados a partir del extracto de este hongo medicinal. Entre sus principales componentes cordicepina, ácido cordicépico, adenosina, manitol, ergosterol o polisácaridos, entre otros (7) (8) y según los estudios, las principales acciones farmacológicas de estos componentes son sus efectos adaptógenos, antiinflamatorios, antioxidantes, antidiabético, hipolipemiante, inmunomoduladores, antitumorales y nefroprotectores  (9) (10) (11).

 Un hongo adaptógeno indiscutible

Una de las propiedades estudiadas del hongo Cordyceps es su acción adaptógena. El término “adaptógeno” hace alusión a una sustancia que mejora el estado de resistencia inespecífica del organismo a situaciones de estrés tanto físico como mental (12). Así los estudios demuestran su capacidad antifatiga y antiestrés (13) y el aumento de la resistencia durante el ejercicio (14) (15). El efecto estimulante del C. sinensis se ha relacionado también con su capacidad de aumentar la producción de testosterona (16), aumentar el almacenamiento de glucógeno, así como promover la utilización de glucosa y lactato para la obtención de energía y retrasar la acidosis en los músculos (17). Sin olvidar que el C. sinensis ayuda a eliminar el exceso de radicales libres generados durante el metabolismo oxidativo y protege del envejecimiento prematuro de las células (18) (19) y mejora la vasodilatación, lo que se traduce en una mejora del aporte de oxígeno y la capacidad pulmonar (20) (21), una ayuda en el control de la glucosa y los lípidos sanguíneos (22) y una mejora del rendimiento sexual y la libido en ambos sexos (23).

No es de extrañar teniendo en cuenta que este hongo adaptógeno crece en condiciones extremas, como son altitudes por encima de los 3.000 metros, a los que él mismo debe adaptarse para sobrevivir (24) y el hecho de que en la Medicina Tradicional China sea considerada un remedio natural tonificante del organismo venerado como Yin-nutritivo y Yang-revitalizante, ayudando a la obtención de ATP mitocondrial (energía celular) (25).

Con tal evidencia científica, desde el uso tradicional hasta las últimas líneas de investigación, parece que nos encontramos ante una prometedora solución natural capaz de mejorar la calidad de vida de muchas personas.

 Calidad de los productos de Cordyceps

Teniendo en cuenta su concreta ubicación geográfica en elevadas altitudes y su forma de reproducción, no sorprende que este “hongo oruga” cuente con ejemplares naturales limitados incapaces de hacer frente a la gran demanda de complementos alimenticios elaborados a partir de su extracto seco. El precio del Cordyceps ha ido aumentando en los últimos años debido a la creciente demanda mundial, lo que ha llevado a los científicos a buscar métodos de cultivo artificial para hacer de este hongo medicinal tradicional una materia más asequible para el comercio (26). Sin embargo, debido a las diferentes especies de cepas y los procesos de fermentación, hubo durante los años 80 y 90 una proliferación de productos fermentados con diferencias significativas en cuanto a su calidad y esto repercutía directamente en su aplicación clínica (27). Pero hoy por hoy, tras varias décadas de esfuerzos e intentos, se ha logrado el cultivo artificial de calidad del Cordyceps sinensis. La mayor comprensión de la biología del hongo, su insecto huésped y la simulación del ambiente alpino tibetano ha dado como resultado el éxito del cultivo artificial a gran escala con rendimientos anuales de 2.5, 5 y 10 toneladas en 2014, 2015 y 2016, respectivamente. Pero lo más interesante es que, según los estudios, no hubo diferencia en los componentes químicos detectados entre los cordyceps chinos cultivados y naturales, lo que derivaría en las mismas propiedades terapéuticas y además el sistema de cultivo artificial puede controlarse lo que puede llevar a evitar una posible contaminación de metales pesados ​​y obtener productos de alta calidad (28). Este cultivo artificial ayuda por tanto a aliviar la presión de la demanda humana, al tiempo que protegerá los limitados recursos naturales para una utilización sostenible.

Gracias a un proceso biotecnológico de cultivo y fermentación se obtiene CordycepsPrime™ de Anastore, un extracto de micelio (cuerpo vegetativo del hongo) de Cordyceps sinensis clínicamente testado. La cepa de Cordyceps utilizada para la obtención de este extracto (cepa CS-4) ha sido objeto de múltiples estudios que avalan su eficacia gracias a sus componentes activos como la adenosina, los polisacáridos o el manitol (29) (30), que se encuentran titulados en este producto,  0,28% en adenosina y 8% en D-manitol (ácido cordicépico), lo que garantizar su eficacia ayudando a reducir la fatiga tanto física como mental y manteniendo toda su energía y vitalidad.

Para comprar cordyceps titulado a 0.28% de adenosina y 8% de D-manitol, haga clic aquí.

NOTA: Su uso está desaconsejado en niños, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Debido a sus propiedades hipoglucemientes e hipocolesterolemiantes, en caso de tomar medicación consulte previamente con su médico ya que los efectos pueden ser sinérgicos. 

Bibliografía

(1)            Recent progress of research on medicinal mushrooms, foods, and other herbal products used in traditional Chinese medicine Kuo-Hsiung Lee, Susan L. Morris-Natschke, Xiaoming Yang, Rong Huang, Ting Zhou, Shou-Fang Wu,1 Qian Shi,1 and Hideji Itokawa1,  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3942920/

(2) Bioactivities and Health Benefits of Mushrooms Mainly from China. Zhang JJ, Li Y, Zhou T, Xu DP, Zhang P, Li S, Li HB https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27447602

(3) Pharmacological and therapeutic potential of Cordyceps with special reference to Cordycepin, Hardeep S. Tuli, Sardul S. Sandhu, and A. K. Sharmacorresponding author https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3909570/

(4) Study on the biology of adults parasite of Cordyceps sinensis, Hepialus biruensis, Chen SJ, Yin DH, Zhong GY, Huang TF. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12776525

(5) Cordyceps fungi as natural killers, new hopes for medicine and biological control factors. Dworecka-Kaszak B. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25281812

(6) Cordyceps sinensis, a fungi used in the Chinese traditional medicine, Illana Esteban C. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18095756

(7) The Chemical Constituents and Pharmacological Actions of Cordyceps sinensis Yi Liu, Jihui Wang, Wei Wang, Hanyue Zhang, Xuelan Zhang, and Chunchao Han  , https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4415478/

(8) The genus Cordyceps: a chemical and pharmacological review. Yue K, Ye M, Zhou Z, Sun W, Lin X. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23488776

(9) The genus Cordyceps: An extensive review of its traditional uses, phytochemistry and pharmacology. Olatunji OJ, Tang J, Tola A, Auberon F, Oluwaniyi O, Ouyang Z. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29775778

(10) Cordycepin: a bioactive metabolite with therapeutic potential. Tuli HS, Sharma AK, Sandhu SS, Kashyap D. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24121015

(11) Pharmacological actions of Cordyceps, a prized folk medicine. Ng TB Wang HX. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16354395

(12) Effects of Adaptogens on the Central Nervous System and the Molecular Mechanisms Associated with Their Stress—Protective Activity Alexander Panossian* and Georg Wikman https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3991026/

(13) Antifatigue and antistress effect of the hot-water fraction from mycelia of Cordyceps sinensis. Koh JH, Kim KM, Kim JM, Song JC, Suh HJ. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12736514/

(14) Cordyceps sinensis promotes exercise endurance capacity of rats by activating skeletal muscle metabolic regulators. Kumar R, Negi PS, Singh B, Ilavazhagan G, Bhargava K, Sethy NK. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21549819/

(15) Rhodiola crenulata- and Cordyceps sinensis-Based Supplement Boosts Aerobic Exercise Performance after Short-Term High Altitude Training, Chung-Yu Chen, Chien-Wen Hou, Jeffrey R. Bernard, Chiu-Chou Chen, Ta-Cheng Hung, Lu-Ling Cheng, Yi-Hung Liao* and Chia-Hua Kuocorresponding author,* https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4174424/

(16) Effects of Cordyceps sinensis on testosterone production in normal mouse Leydig cells. Huang BM, Hsu CC, Tsai SJ, Sheu CC, Leu SF. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11712663/

(17) Antifatigue Functions and Mechanisms of Edible and Medicinal Mushrooms Ping Geng, Ka-Chai Siu, Zhaomei Wang, and Jian-Yong Wu, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5584359/

(18) Cordyceps sinensis oral liquid prolongs the lifespan of the fruit fly, Drosophila melanogaster, by inhibiting oxidative stress YINGXIN ZOU, YUXIANG LIU, MINGHUA RUAN, XU FENG, JIACHUN WANG, ZHIYONG CHU, and ZESHENG ZHANG https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4564082/

(19) The inhibitory mechanism of Cordyceps sinensis on cigarette smoke extract-induced senescence in human bronchial epithelial cells
Ailing Liu, Jinxiang Wu, Aijun Li, Wenxiang Bi, Tian Liu, Liuzhao Cao, Yahui Liu, and Liang Dong https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4968689/

(20) Protective effect of Cordyceps sinensis extract on lipopolysaccharide-induced acute lung injury in mice. Fu S, Lu W, Yu W, Hu J https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31186277

(21) Effectiveness and Safety of Oral Cordyceps sinensis on Stable COPD of GOLD Stages 2–3: Systematic Review and Meta-Analysis, Xuhua Yu, Yuquan Mao, Johannah Linda Shergis, Meaghan E. Coyle, Lei Wu, Yuanbin Chen, Anthony Lin Zhang, Lin Lin, Charlie Changli Xue and Yinji Xu  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6470429/

(22) The Effects of Cordyceps sinensis (Berk.) Sacc. and Gymnema inodorum (Lour.) Decne. Extracts on Adipogenesis and Lipase Activity In Vitro
Kanokwan Tiamyom, Kittipot Sirichaiwetchakoon, Tanaporn Hengpratom, Sajeera Kupittayanant, Rungrudee Srisawat, Atcharaporn Thaeomor, and Griangsak Eumkeb https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6463657/ 

(23) Review of Naturopathy of Medical Mushroom, Ophiocordyceps Sinensis, in Sexual Dysfunction, Kanitta Jiraungkoorskul and Wannee Jiraungkoorskul https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4791983/

(24) A survey of the geographic distribution of Ophiocordyceps sinensis. Li Y, Wang XL, Jiao L, Jiang Y, Li H, Jiang SP, Lhosumtseiring N, Fu SZ, Dong CH, Zhan Y, Yao YJ. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22203553/

(25) Pharmacological basis of 'Yin-nourishing' and 'Yang-invigorating' actions of Cordyceps, a Chinese tonifying herb. Siu KM1, Mak DH, Chiu PY, Poon MK, Du Y, Ko KM. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15530501

(26) The artificial cultivation of medicinal Caterpillar Fungus, Ophiocordyceps sinensis (Ascomycetes): a review. Yue K, Ye M, Lin X, Zhou Z. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24266368

(27) Comparison and review on specifications of fermented Cordyceps sinensis products, Yang P, Zhao XX, Zhang YW. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29600609

(28) A breakthrough in the artificial cultivation of Chinese cordyceps on a large-scale and its impact on science, the economy, and industry.
Li X, Liu Q, Li W, Li Q, Qian Z, Liu X, Dong C. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30394122

(29) Effect of Cs-4® (Cordyceps sinensis) on Exercise Performance in Healthy Older Subjects: A Double-Blind, Placebo-Controlled Trial, Steve Chen, M.D., Zhaoping Li, M.D., Ph.D., Robert Krochmal, M.D., Marlon Abrazado, B.S., Woosong Kim, B.S., and Christopher B. Cooper, M.D https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3110835/

(30) Immunosuppressive effect of Cordyceps CS-4 on human monocyte-derived dendritic cells in vitro. Tang J, Tian D, Liu G. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20821826