Aceite esencial Abeto balsámico Bio

Abies balsamea

El árbol de Navidad, un remedio eficaz contra los resfriados

Aceite esencial Abeto balsámico Bio

PRINCIPALES INDICACIONES:

Antiséptico, antiinfeccioso, anti-inflamatorio, para dolores gástricos y abdominales, afecciones de las vías urinarias.

8,50 €

Ref. 0009217 En Stock

Descripción

Este aceite presenta unas propiedades terapéuticas confirmadas por la Comisión E* (*una comisión alemana que realiza investigaciones para determinar la eficacia de las plantes consideradas medicinales). Está recomendado para la bronquitis, los resfriados, la gripe o las anginas y es eficaz contra la sinusitis y la rinitis.

Antiespasmódico, combate la aerofagia y las molestias gástricas y abdominales. Asimismo se recomienda para tratar afecciones de las vías urinarias, de la vejiga, e impide la inflamación de las mucosas. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, el aceite de abeto balsámico calma los dolores reumáticos, artríticos y neurálgicos.

Por último hay que señalar su capacidad cicatrizante para las heridas, cortes y úlceras cutáneas.

Certificaciones

Quemotipo: beta-pinene
Modo de cultivo: ecológico
Parte utilizada: aguja
Origen: Canadá
Método de extracción: Destilación por vapor

100% de los ingredientes proceden de la Agricultura Ecológica

Método de fabricación controlado. Características certificadas por Bureau Veritas Certification -92046 PARIS LA DÉFENSE- según el referencial I-305 disponible sobre www.qualite-france.com

Composición

INGREDIENTES:

Camphene, (+)-3-carene, Limonene, Alpha-pinene, Beta-pinene.
Perfume: Característico aroma fresco de las agujas de coníferas, muy original.

INCI:

Abies Balsamea Oil*
* ingredientes procedentes de la Agricultura Ecológica

Uso

CONSEJOS DE USO:


• Los usos principales de los Aceites Esenciales (AE) abarcan el cuidado terapéutico (vía oral, transcutánea, cutánea, pulmonar), el masaje terapéutico, el cuidado dermocosmético y capilar, la balneoterapia, la perfumería y la gastronomía.
• Los AE son extractos vegetales muy concentrados. Se deben utilizar excipientes apropiados para todas las vías de absorción, en especial para la vía oral.
• Los AE no son hidrosolubles, por tanto, no se debe utilizar el agua como excipiente, es preferible utilizar aceites vegetales, una base limpiadora (champú, gel de ducha), alcohol o una base de crema neutra.
• Para la vía oral, diluir el AE en un aceite vegetal, en miel o en azúcar (jarabe de azúcar de caña).

PRECAUCIONES:


• Mantener fuera del alcance de los niños.
• No verter nunca los AE puros en el agua, pues utilizados de este modo pueden provocar una irritación de los tejidos.
• No utilizar en niños menores de 3 años.
• Ciertos AE pueden ser peligrosos para las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Evite la automedicación. Pida consejo a su médico aromaterapeuta.
• Se debe prestar una atención especial a los pacientes que presenten una alergia conocida, pues en los AE puede estar presente cierta cantidad de moléculas potencialmente alergénicas (cinamaldehido, citral, citronelol, eugenol, geraniol, D-limoneno, linalol, cumarina, etc.).
• Algunos AE producen irritación de la piel y las mucosas. Se debe tener en cuenta la agresividad de los fenoles y de los aldehídos para la piel y las mucosas. Elegir los excipientes adaptados y las concentraciones adecuadas.
• Antes de usar se aconseja comprobar la tolerancia a los AE por medio de una prueba sobre la piel (aplicar sobre el interior de la muñeca).
• En caso de contacto con los ojos limpiar urgentemente el aceite con un algodón empapado en aceite vegetal puro o verter varias gotas de este aceite vegetal puro sobre el globo ocular.
• Las zonas anogenitales, las vías auricular, nasal e intravenosa no deben ser nunca objeto de aplicación de AE puros.
• En caso de ingestión accidental, ingerir aceite vegetal (de 1 a 3 cucharadas soperas), no provocar el vómito. No beber nunca agua.
• Todos los aceites esenciales de cítricos son fotosensibilizantes. No exponerse al sol durante las 12 horas siguientes a la aplicación o ingestión.
• El aceite esencial de menta piperita no debe aplicarse nunca sobre una zona cutánea amplia (reacción de frío).
• Es indispensable un control médico para todos los pacientes con patologías de larga duración y para las personas de más edad, pues conviene verificar la ausencia de interacciones entre los AE y los tratamientos en curso.
En caso de ingestión accidental de una cantidad importante de aceite esencial, contacte el centro de toxicología más próximo.

INSTRUCCIONES DE ALMACENAMIENTO:

Mantener en posición vertical y protegido de la luz y del calor.